¡Hola chicas!

Empezamos curso y quiero hablaros de un tema complejo y muuuy delicado, pero me gustaría saber vuestra opinión y si me animáis o no a planteármelo no digo a hacerlo, os confieso que por ahora no lo veo claro en absoluto, pero al menos a planteármelo: la reconstrucción del pecho después de la mastectomía.

Has tenido cáncer de mama y te han quitado uno o ambos pechos “¿Quieres reconstruirte el pecho?” Es una pregunta que recurrentemente te van a hacer en todas las revisiones. Y ya os digo que si tu respuesta es “NO” vas a ver continuamente caras de sorpresa.

Os lo cuento porque me pasa continuamente. No ya en la revisiones médicas, si no cuando te encuentras con amigas que hace tiempo que no ves los chicos normalmente no se atreven a preguntar o ni se lo plantean, no sé o con conocidos que saben que te has operado y no entienden porque algo “tan obvio” como reconstruirte el pecho “no te lo planteas”. Os cuento mi caso y mis sentimiento particulares al respecto como siempre 😉 .

Vamos a aclarar una cosa para que todas partamos de la misma base: no es que no me lo plantee …estamos buenos, la gente parece que piensa que no te da la cabeza para hacer algo “tan obvio” es que me lo he planteado y he decidido que no me reconstruyo el pecho. Al menos por ahora.

¿Por qué? Por un montón de razones que os cuento más en detalle la semana que viene, pero os las resumo: porque por ahora no he encontrado a nadie que me de garantías de dejarme una teti como a mi me gusta: monérrima por supuesto, o cuando menos parecida a  mi teti original pero además natural, que engorde y adelgace conmigo (nada de siliconas, porque son muchos años y la vida da muchas vueltas) con unas cicatrices invisibles preferiblemente o cuando menos discretísimas y con un pezón bonito que ponga la guinda del pastel y ojo que con el pezón soy megaflexible: un tatuaje hiperrealista me va de cine, no tiene porqué ser de piel (operación que me ahorro).

Son manías personales de una y siempre digo que el reconstruirte o no el pecho no tiene nada que ver con tu edad ni con lo que te cuente la gente que tienes alrededor. Tiene que ver contigo y con cómo funciona tu cabeza.

Hay chicas que lo pasan fatal y entiendo el drama y el trauma que puede suponer en tu vida y en tu persona vivir sin uno o ambos pechos. El cambio físico es brutal y si no eres capaz de asumirlo, tiene que ser una auténtica tortura en vida. Pero en mi caso particular por suerte no tengo ningún problema por vivir sin teti.

Cuando me operaron me quitaron los ganglios y mi mayor preocupación nunca fue que me quitaran el pecho, sino que mi brazo no se resintiera y que volviera a funcionar perfectamente ya os conté que tengo una amiga que pasó la misma operación y que tardó 2 años en poder tocarse la oreja con la mano contraria por encima de la cabeza, y esto me tenía a-te-rro-ri-za-da. También creo que ayudó el que nunca he sido especialmente de lucir pecho, ni de grandes escotes que creo que esto, aunque parecen tonterías, también ayuda si decides no reconstruirte.

Mi cabeza tiene claro quien soy y no siento que reconstruirme el pecho vaya a aportar ahora mismo nada a mi vida que no tenga y además me prometí no volver a pisar un quirófano salvo caso de fuerza mayor. Ponerme una teti nueva hoy por hoy no entra en absoluto en la categoría ‘fuerza mayor’ y por esto no le dedico a este tema ni un minuto más del que ya le dediqué en su día.

¿Significa que descarto de por vida la opción de reconstruirme el pecho? Pues no, claro, la vida da mil vueltas y la ciencia avanza una barbaridad. Procuro estar atenta a las novedades que hay en este campo por si acaso llega un momento en que me parece que el esfuerzo/resultado merece la pena.

Siempre pongo el ejemplo de los brackets para arreglarse la dentadura: de pequeña, el tema de arreglarse los dientes siempre me pareció una tortura china. Suponía años de llevar aparatos y pasarlo mal para acabar con unos resultados no garantizados por no decir mediocres en muchos casos. ¿Y hoy? Pues hoy en un año y medio o dos años como mucho cualquier persona luce una dentadura perfecta con total garantía. El día que lleguemos a este punto en el tema de la reconstrucción es probable que me lo replantee con más calma, pero hasta entonces tengo claro que no me compensa.

La semana que viene os cuento con más detalle los pros y los contras (puedes leerlo aquí) que giran en mi cabeza porque creo que falta muchísima información en relación a este tema y que cuando te lo preguntan, tienes una idea tipo los mundos de yupi que no corresponde en absoluto con la realidad que te están planteando.

Y vosotras ¿qué opináis? ¿merece la pena darle una vuelta? ¿Cuales son vuestros sentimientos? ¿Por qué sí o por qué no has decidido reconstruirte el pecho? Creo que hay bastante presión con este tema para que sí te reconstruyas y también creo que falta muchísima información. Cuando yo me operé inocencia pura pensaba que ‘reconstruirme’ significaba salir con un pecho muy parecido, por no decir igual al que tienes al entrar en quirófano pezón y areola incluidos, claro. Pero esto dista bastante de la realidad ¿verdad? ¿o no? ¿Cuál es vuestra opinión? Gracias por leer 😉 ¡Feliz semana chicas!

Pin It on Pinterest

Diseño Web Asturias - Envista Cultura Visual
Envista Cultura Visual
Diseño Web en Asturias